Científicos chinos logran crear ratones sanos y fértiles a partir de células madre

Su nacimiento sirve para constatar, según Qi y Fanyi, que las células madre pluripotenciales inducidas (normalmente abreviadas como iPS, por sus siglas en inglés) son idénticas en muchos aspectos a su versión natural: las células madre embrionarias.

La pluripotencialidad, propia de la célula inmadura o indiferenciada, es la capacidad de una célula para convertirse en todas las posibles estirpes celulares.

Las iPS derivan artificialmente de una célula que inicialmente no era pluripotencial, por lo general una célula somática adulta, sobre la cual se induce en laboratorio la expresión de ciertos genes con el objetivo de hacerla más versátil y eficiente.

Se dieron a conocer por primera vez en el año 2006, en lo que se considera uno de los avances más importantes de la investigación con células madre, porque permiten a los investigadores obtener células madre en el laboratorio, con aplicaciones en investigaciones y usos terapéuticos, pero sin la controversia del uso de embriones.

Lo que hicieron los científicos chinos fue generar líneas de iPS a partir del fibroblasto -célula residente del tejido conectivo que sintetiza fibras y mantiene la matriz extracelular del tejido de muchos animales- de un ratón y comprobar que estas células podían engendrar "cachorros vivos y fértiles" de la misma especie.

Para demostrar la pluripotencialidad de las células madre se pueden elegir determinados marcadores celulares e inyectarlos en blastocitos, la estructura embrionaria en las etapas tempranas del desarrollo durante el embarazo de mamíferos, con el objetivo de crear una quimera celular, o se pueden inyectar en un blastocito tetraploide, que se convierte únicamente en tejido placentario.

Esta segunda opción es una técnica que se denomina "complementación tetraploide", a través de la cual se genera un feto en el que todos los linajes embrionarios derivan de las células embrionarias clonadas y posteriormente inyectadas.

Se considera que esta es la técnica más rigurosa de la pluripotencialidad celular, extensamente demostrada con células madre embrionarias pero que hasta ahora no había servido de test para evaluar la funcionalidad de las células iPS.

En total, los científicos chinos lograron producir 37 líneas de iPS, tres de las cuales generaron 27 ratones vivos, uno de ellos un macho de siete semanas que se apareó con una hembra para tener su propia descendencia.EFE

Categoria: