En Venezuela hay alrededor de 10.000 pacientes en diálisis esperando por un trasplante de órgano

Los riñones se encargan de remover toxinas y exceso de agua en la sangre, excretándolas a través de la orina; ayudan a controlar la presión arterial, estimulan la producción de glóbulos rojos y controlan los niveles de muchos minerales y moléculas, incluyendo el sodio y el potasio. La hipertensión y la diabetes pueden impactar la función renal de manera importante si no son diagnosticadas y tratadas a tiempo.

Cuando se produce una falla en estos importantes órganos, la persona siente malestar general y fatiga, dolor de cabeza, pérdida de peso, inapetencia y náuseas. También puede presentar anemia, cambios en la glicemia, complicaciones cardiovasculares y acumulación de líquido alrededor de los pulmones.

El especialista en nefrología, Dr. Homero Sivira, explicó que se habla de insuficiencia renal crónica cuando el paciente tiene tres meses o más con falla en los riñones. La enfermedad está clasificada en varios estadios dependiendo del daño y el porcentaje de pérdida en la función de filtración. Cuando el individuo se encuentra en estadio 5 se debe recurrir a la terapia de sustitución o diálisis, la cual se realiza hasta que se lleva a cabo el trasplante. En Venezuela, hay alrededor de 10.000 pacientes en este tipo de tratamiento esperando por un órgano.

El médico advirtió que las células de los órganos tan especializados como los riñones no se regeneran, sino que son sustituidas por otras que no tienen función depurativa. “Cuando una persona se hace una herida en la mano, por ejemplo, ese tejido es sustituido por otro de relleno y eso es exactamente lo que sucede internamente. Una vez que se pierden las células que filtran y absorben, éstas no vuelven a aparecer. El riñón va quedando con tejido fibroso y cicatricial que no desarrolla ninguna actividad”, comentó.

Debido a que el daño es irreversible, el doctor Sivira indicó que una vez realizado el diagnóstico -exámenes de laboratorio-, lo que se busca es disminuir la velocidad de deterioro del órgano y la llegada al estadio 5, controlando la enfermedad de base causante de la insuficiencia. Además, es necesario mejorar los hábitos alimenticios, hacer ejercicio y perder peso si se tiene obesidad, evitar el tabaquismo y alcoholismo, así como mantener unos adecuados niveles de triglicéridos, colesterol y glicemia.

Después del trasplante

El nefrólogo indicó que una vez que el paciente recibe un riñón nuevo existe el riesgo de que el sistema inmunológico lo rechace por ser éste un agente extraño, aun proviniendo de un familiar. Por ello, el paciente debe iniciar tratamiento con medicamentos inmunosupresores, tales como everolimus o ácido micofenólico. Estos fármacos deben ser tomados de por vida porque la amenaza de rechazo siempre está latente, de ahí la importancia de seguir fielmente el tratamiento porque el olvido de una dosis puede poner en riesgo el órgano.

El especialista afirmó que cuando se trata de la salud de las personas siempre es preferible prevenir antes que curar, es por ello que para Novartis de Venezuela informar a la población es fundamental. “Somos una empresa socialmente responsable. Tenemos diferentes programas de ayuda a pacientes, apoyamos a la Sociedad Venezolana de Nefrología y estamos alerta para que los medicamentos siempre estén al alcance de las personas. Para nosotros el Día Mundial del Riñón es siempre”, manifestó.

Terapias de sustitución

La hemodiálisis es un procedimiento donde la sangre pasa a través de un filtro, el cual elimina las sustancias tóxicas y el exceso de líquido que se acumulan en el cuerpo para luego retornar, depurada, al organismo. Es intermitente, se realiza en un centro de salud y requiere de aproximadamente cuatro horas para llevarse a cabo.

La diálisis peritoneal usa el peritoneo, la membrana que recubre la mayor parte de órganos del abdomen, como filtro. A través de un proceso de ósmosis se hace un intercambio en la sangre del individuo, pero no hay necesidad de extraerla del cuerpo. Las sustancias tóxicas se drenan a través de un catéter. Se puede realizar de forma continua, intermitente o sólo durante la noche. El paciente tiene la opción de practicar el tratamiento en su casa. NP

EA

Categoria: