Para formar parte de la información

Trino Márquez

La comunidad internacional: ¿con quién concierta?

Trino Márquez's picture

El recrudecimiento de las sanciones y amenazas, lleva a pensar a un grueso segmento de la oposición venezolana que la solución de la grave crisis nacional, se halla en la presión que sea capaz de sostener la comunidad internacional sobre el régimen cada vez más aislado, desprestigiado y sancionado de Maduro. Para que tal premisa se cumpla, resulta indispensable resolver algunos problemas internos que esa colectividad no puede corregir.

Los retos del futuro inmediato

Trino Márquez's picture

Salvo algunos saltimbanquis que andan por el mundo llamando traidores a quienes se les ponen por delante y algún descerebrado que elabora listas inicuas de “colaboracionistas”, el mundo opositor entendió que conviene pasar la página del 20 de mayo y entrar al capítulo dedicado a cómo enfrentar un mandatario y un régimen que, a pesar de salir averiados de la cita electoral, conservan bien sujetas en sus manos las riendas del poder.

Voy a votar: Mis razones

Trino Márquez's picture

Decidirme a votar por Henri Falcón pasó por un detenido proceso de lecturas, comparaciones y discusiones, algunas veces tensas, con amigos fraternales. He leído artículos de opinión, oído entrevistas a través de la radio y visto programas de televisión. He examinado algunos procesos históricos. El referendo chileno de 1988 y las elecciones legislativas en Polonia, en 1989, me permitieron contrastar el comportamiento entre una dictadura de derecha, la de Pinochet, y la dictadura comunista de Jaruzelski, en Polonia.

Agredir a Falcón es un grave error

Trino Márquez's picture

Descalificar a Henri Falcón -llamarlo Caballo de Troya, traidor, agente de Maduro, colaboracionista, legitimador de la dictadura y una cadena interminable de epítetos parecidos-, se ha convertido en uno de las prácticas favoritas de un sector opositor extremista, obnubilado por el rencor, la frustración ante la incertidumbre y la inopia.

Nicaragua y Venezuela: la represión totalitaria

Trino Márquez's picture

En apenas cinco días de protestas populares, los cuerpos represivos de Daniel Ortega y su esposa, Rosario Murillo, asesinaron a 28 personas, la mayoría jóvenes, opuestas a la reforma del sistema de seguridad social que se vio obligado proponer el gobierno sandinista, luego de la reducción y desfalco de la generosa ayuda financiera brindaba por Nicolás Maduro a su socio centroamericano. En esta sangría fue asesinado por un francotirador del régimen el periodista Ángel Gahona, mientras cubría en vivo las protestas callejeras.

Para ese juicio hay suficientes méritos

Trino Márquez's picture

La corrupción alrededor de Odebrecht desató una tormenta en Brasil, Perú y Ecuador, entre otros países latinoamericanos. En Brasil provocó la salida del poder de Dilma Rousseff y el encarcelamiento de Lula, el líder más carismático y popular de ese país desde Getulio Vargas. En Perú, produjo la renuncia de Pedro Pablo Kuczinski y la orden de captura de Alejandro Toledo. La acusación contra este último, se levantó por haber cobrado una comisión indebida de veinte millones de dólares por una obra que fue concluida.

Venezuela aislada en plena globalización

Trino Márquez's picture

En pleno proceso de globalización e interdependencia económica, Nicolás Maduro tomó la insólita decisión de aislar a Venezuela del resto de América Latina, enemistarse con los países de Norteamérica y con la Unión Europea. Optó por pasar a formar parte de una geopolítica cuyos protagonistas son China, Rusia, Irán, Turquía y, en un grado infinitesimal, Cuba. La apuesta es de alto riego. Las relaciones entre China y Rusia nunca han sido muy fraternales. Hace casi cincuenta años, por una pequeña isla fluvial, tuvieron un conflicto armado que provocó una enorme tensión entre ambas naciones.

El paso del escándalo Odebrecht por Venezuela

Trino Márquez's picture

Pedro Pablo Kuczynski presentó su renuncia porque la mayoría opositora, controlada por su archienemiga Keiko Fujimori, lo forzó a dimitir. El motivo: sus relaciones con Odebrecht, el zar de la construcción en América Latina; y haber sobornado a diputados opositores para que votaran a su favor en el Congreso, cuando el fujimorismo intentó el juicio de vacancia contra él en diciembre del año pasado.

La destrucción del país: ¿diseño o ineptitud?

Trino Márquez's picture

La pregunta surge con cada vez más frecuencia en distintos ambientes políticos y sociales: ¿la destrucción global y permanente que estamos viendo en todos los órdenes, es resultado de un diseño planificado por el eje La Habana-Caracas, orientado a sojuzgar a los venezolanos y estimular la diáspora; o se trata de la evolución natural del socialismo, sistema intrínsecamente ineficaz, corrupto y destructor?

Frente Amplio, lucha nacional

Trino Márquez's picture

El masivo acto de lanzamiento del Frente Amplio Nacional en el Aula Magna estuvo cargado de emotividad. La proclama final fue la cima de la emoción. Su consigna “ Venezuela unida no se rinde”, se convirtió en tendencia nacional. Las miles de personas que desbordaron ese majestuoso espacio, demostraron un ánimo contrastante con el ambiente pesimista que prevalece en muchos lugares del país. Era necesario que esa fuerza se manifestara.

La candidatura de Falcón, un error lamentable

Trino Márquez's picture

La decisión unilateral adoptada por Henri Falcón al inscribir su candidatura presidencial, representa un error que puede resultar muy costoso para la oposición y el país. El régimen alcanzó la meta que se había propuesto hace mucho tiempo: fracturó la unidad que, en medio de numerosos tropiezos, había logrado preservarse desde que la Coordinadora Democrática encallara por allá en 2004, después del referendo revocatorio.

La prostitución del voto y la recuperación del país

Trino Márquez's picture

La decisión de la MUD de abstenerse en las votaciones presidenciales convocadas por la asamblea constituyente, a las que se agregarán los comicios legislativos, encara solo al reto de impedir que las elecciones sigan degradándose y maquillando a un régimen que viola continuamente su propia legalidad. Existen pocos mandatarios que asuman la frase de Fidel Castro: ¿votar? ¡Para qué!, si el pueblo ya se pronunció a favor de la revolución. El autoritarismo avanza ahora en otra dirección.

Elecciones: con esas condiciones no

Trino Márquez's picture

Numerosas personalidades, instituciones y organizaciones nacionales e internacionales han denunciado que son inaceptables las condiciones fijadas por el gobierno -y su secretaría de asuntos electorales, el CNE-, para las elecciones presidenciales del 22 de abril. En el plano nacional: la Conferencia Episcopal, la Asociación de Rectores, el Observatorio Electoral Venezolano, son solo algunas de las numerosas agrupaciones que han manifestado su desacuerdo.

Cancelado el diálogo, luchar por mejorar las condiciones electorales

Trino Márquez's picture

El diálogo en República Dominicana fracasó, como era previsible. El desprecio del régimen por el país carece de límites. Las condiciones que Maduro quiso imponer eran inaceptables. La oposición, a partir de ahora, tendrá que luchar, en circunstancias todavía más adversas, para depurar el ambiente en el que se realicen las votaciones presidenciales de 2018. Si esa pelea no se libra, la abstención en las filas opositoras será gigantesca y la derrota estará asegurada.

Naufragio en Dominicana

Trino Márquez's picture

Las discusiones en República Dominicana han resultado tan complicadas y ha sido imposible llegar a acuerdos sobre el tema clave, las condiciones electorales, porque el régimen de Nicolás Maduro decidió ignorar la opinión nacional y desafiar la comunidad internacional, que no aprueba que en Venezuela, principal potencia petrolera del hemisferio, se entronice una dictadura totalitaria, alineada con los países más autoritarios del planeta: China, Rusia, Bielorrusia, Turquía, Irán y Cuba.

Naufragio en Dominicana

Trino Márquez's picture

Las discusiones en República Dominicana han resultado tan complicadas y ha sido imposible llegar a acuerdos sobre el tema clave, las condiciones electorales, porque el régimen de Nicolás Maduro decidió ignorar la opinión nacional y desafiar la comunidad internacional, que no aprueba que en Venezuela, principal potencia petrolera del hemisferio, se entronice una dictadura totalitaria, alineada con los países más autoritarios del planeta: China, Rusia, Bielorrusia, Turquía, Irán y Cuba.

Presidenciales, provocación y desafío

Trino Márquez's picture

Hay que comenzar señalando que la convocatoria unilateral e inconsulta a los comicios presidenciales por parte de la asamblea constituyente es ilegal. Ese cuerpo se arrogó competencias exclusivas del Poder Electoral, único órgano facultado por la Constitución -artículo 293- para llamar a elecciones. Esta limitación legal la conocen Nicolás Maduro, Delcy Rodríguez y Diosdado Cabello. ¿Por qué, entonces, cometen esa arbitrariedad?

Asesinato en El Junquito

Trino Márquez's picture

Contra Óscar Pérez el régimen cometió un asesinato. Violó el derecho humano fundamental: el derecho a la vida.La responsabilidad básica del crimen la asumió Nicolás Maduro, con el fin de quitarles el protagonismo de la operación a Diosdado Cabello y a Freddy Bernal, quienes al comenzar a circular las primeras informaciones de lo que ocurría en El Junquito, se mostraron como los artífices del ataque. De nuevo Maduro pone a Cabello en el lugar subordinado donde quiere mantenerlo.

Vandalismo de Estado

Trino Márquez's picture

El terrorismo de Estado aplicado por el régimen durante años, desde hace cierto tiempo se combina con el vandalismo de Estado, novedosa fórmula aplicada para “empoderar” al pueblo llevándolo al pantanoso terreno del delito. El asalto a los supermercados constituye una pieza más de ese mecano, cuya composición final será, si se les deja, la demolición material y moral del país. Ya no es posible pensar que los saqueos son obra solamente de gentes acorraladas por el hambre.

¡Cuidado con las intervenciones extranjeras!

Trino Márquez's picture

2018 despunta con una situación económica sin precedentes en la historia nacional. Ni siquiera las fiestas decembrinas lograron ocultar la crisis. Al contrario, la mostraron en algunas de sus facetas más agresivas y humillantes: la gente humilde salió a las calles a protestar por un pernil de cochino, por la falta de alimentos, agua, electricidad y transporte colectivo. No hubo Noche Buena, ni Año Nuevo. Estas expresiones tradicionales sonaban como una cruel ironía en un país hambriento y miserable como el que han ido construyendo con tesón y sin tregua Nicolás Maduro y sus socios.

Un gobierno sin gasolina

Trino Márquez's picture

El símbolo más ominoso de la destrucción de Pdvsa es la falta de gasolina y gasoil en un país que, al parecer, posee las reservas probadas de crudo más grandes del mundo. El decreto de racionamiento emitido por el régimen contempla el consumo de 30 litros en algunos estados. No se sabe si esa cantidad es diaria, semanal o mensual.

2017: Crisis y compromiso

Trino Márquez's picture

2017 cierra como el peor año en la historia nacional desde que finalizó la Guerra Federal en 1864. Por primera vez Venezuela siente en carne propia el látigo de la hiperinflación, castigo aún más doloroso porque es el único país en el mundo que padece esta enfermedad. La devaluación trituró el ingreso real. El dólar pasó de mil bolívares en enero a cien mil bolívares en diciembre. Si a esta cifra le colocamos los tres ceros que llevaba el bolívar antes de la reforma monetaria de 2007, cada dólar costaría cien millones bolívares.

Pages