Investigadores estudian cómo la red social Twitter refleja el ánimo de la población

Cada segundo, millones de persones en todo el mundo comparten sus pensamientos en 140 caracteres a través de Twitter. Los tweets van desde lo mundano a lo profundo, y expresan, por ejemplo, lo que la persona está haciendo, pensando o leyendo en ese momento.

La cantidad de información en cualquier tweet individual es altamente variable, pero además los más de 65 millones de tweets escritos por día representan un registro detallado de tiempo real de los pensamientos y sentimientos colectivos de una parte significativa de la población: ofreciendo potencialmente información valiosa a todos, desde políticos a publicistas hasta investigadores sociales.

Para demonstrar el poder único de la información de Twitter, nuestro grupo de investigación en la Universidad Northeastern y de la Escuela de Medicina de Harvard, inició un estudio para inferir el ánimo de los usuarios de Twitter en Estados Unidos a partir de sus tweets públicos.

Podemos observar muchos patrones distintos en el curso del día, así como los patrones semanales que coinciden con sabiduría convencional, tales como la tendencia de los usuarios a escribir tweets más alegres en los fines de semana.

También observamos variaciones geográficas, como que usuarios de Hawái, California y Florida, por ejemplo, usan palabras más alegres en sus tweets.

Con Twitter, no sólo sabemos qué usuarios se están comunicando, sino que sabemos lo que están diciendo. Desde una perspectiva investigativa, Twitter es mucho más que una nueva herramienta. Nunca antes investigadores académicos tenían acceso a tanta información pública de tiempo real sobre lo que las personas están pensando y diciendo.

Es similar a poder escuchar millones de conversaciones casuales en oficinas, en escuelas o cualquier otro punto del planeta.

Nuestro estudio es preliminar, necesitamos más datos para hacer una evaluación adecuada, y los resultados están sujetos a varios factores (las personas usan lenguaje diferente a lo largo de Estados Unidos, y en diferentes partes se usa Twitter a diferentes horas). Nuestro enfoque simplemente observa, por ejemplo, la frecuencia con la que aparecen palabras como “feliz” o “infeliz” en los tweets. Sin embargo, debido a que sacamos a las palabras de contexto, nuestro enfoque no interpretará correctamente tweets como “No soy feliz”.

De todas maneras, lo resultados iniciales demuestran que los datos de Twitter contienen una riqueza de información y que incluso enfoques realmente simplistas como el nuestro pueden arrojar resultados interesantes.

De hecho, otros grupos de investigación también han empezado a examinar los datos de Twitter y demostrando que puede usarse para predecir el éxito en taquilla de una película que se estrenará pronto. Y Twitter permite hacer sondeos mucho más detallados al compararse con los métodos tradicionales, facilitando la retroalimentación en tiempo real de asuntos que son de interés local, nacional o internacional.

En el pasado, los investigadores que estudiaron formas la comunicación humana, como los registros telefónicos, han mostrado que la red social que nos conecta tiene una complejidad oculta muy rica. Pero las preocupaciones legales y privadas han causado que los estudios generalmente omitan el contenido de la comunicación. Debido a que la mayoría de usuarios escriben tweets públicos, Twitter representa una oportunidad sin precedentes.

Esa la razón por la que debemos gratitud a Twitter: por su política de acceso abiertos a los tweets públicos (ejemplificada por la reciente donación de su historial completo de tweets a la Biblioteca del Congreso de EU).

Como cualquier herramienta específica, la capacidad de usar los datos para investigación está sujeta a advertencias y a limitaciones. A diferencia de muchas otras herramientas existentes, como los sondeos y encuestas, los investigadores no pueden hacer una pregunta a los usuarios de Twitter directamente. En vez, los investigadores determinan si la pregunta es una que el usuario de Twitter puede responder.

Si determinamos cómo extraer información de forma fiable, algo en lo que estamos trabajando, las posibilidades de aplicaciones de la información son infinitas. Por ejemplo, monitorear el ánimo del público en Twitter puede permitirle a las empresas identificar rápidamente y responder a los incidentes, mitigando el efecto de la publicidad negativa en su marca. La información puede ser usada para informar una política pública, permitiéndoles a los funcionarios públicos y políticos recibir retroalimentación de sus electores en tiempo real.

Desde una posición científica, los datos de Twittrer pueden dar una luz sobre cómo la información se difunde a través de la sociedad. Los investigadores también trabajan sobre los efectos en red: ¿Cómo lo que nuestros amigos discuten influye en lo que discutimos?

En poco tiempo, la información que ahora es disponible con Twitter y páginas web similares ofrece un nuevo lente por el cual podemos observar a la sociedad. Promete nuevos enfoques para entender los fenómenos sociales, lo que algunos colegas han llamado “ciencia social computacional”.

Este nuevo tipo de información presenta nuevos retos, como la privacidad, el anonimato y la legalidad, pero desarrollar una ciencia sobre esto tiene el potencial de hacer un bien enorme.

**Alan Mislove es profesor adjunto de la Escuela de Ciencia Computacional y de Información de la Universidad Northeastern. Su investigación se enfoca en las redes sociales de Internet.

Fuente: CNN

EA

Categoria: