Se repite la historia: Evo Morales confisca 13 mil hectáreas a dueño de canal opositor

La nueva Constitución boliviana dice que "el incumplimiento de la función económico social o la tenencia latifundista de la tierra, serán causales de reversión", y en este caso "incumplían una función económica y social", aseguró el INRA en un comunicado remitido a la AFP.

Asimismo, el Instituto determinó que los tres predios "pasen a dominio y propiedad del pueblo boliviano, en calidad de tierras fiscales para su posterior redistribución".

La familia Monasterios posee acciones del canal Unitel --crítico del gobierno y uno de los más grandes de Bolivia--, además de un banco privado.

Ya en diciembre de 2009 sufrió la reversión de otras 3.000 hectáreas en el departamento de Santa Cruz, bastión de la derecha política.

Rojas explicó a medios locales que la medida "no es un proceso en contra de la familia Monasterios", una aclaración que los implicados consideraron necesaria pues es de conocimiento público que el canal que posee es crítico del presidente Evo Morales y de su gobierno de tendencia izquierdista.

Los afectados por la confiscación de las 13.000 hectáreas no emitieron comunicado.

La reversión de tierras forma parte de una política global del gobierno boliviano para identificar a los dueños legales y establecer el derecho de propiedad de fundos agrícolas, tanto productivos como improductivos.

Según el INRA, unos 35 millones de hectáreas ya cumplieron el proceso de saneamiento durante los últimos 10 años en Bolivia, principalmente en la región amazónica (noreste), en los llanos (este) y en el Chaco (sureste), donde prolifera el latifundio.

De ese total unos 4 millones de há son aptas para su redistribución a familias pobres o comunidades indígenas.

Parte de la promesa electoral de Evo Morales a los indígenas sin tierra, sus leales aliados políticos, es dotarlos de esas propiedades revertidas.

El gobierno también revirtió a fines del año pasado unas 12.500 hectáreas del líder cívico Branko Marinkovic, uno de los más acérrimos críticos del presidente Evo Morales, quien huyó del país el año pasado, acusado de financiar una banda de mercenarios de ultraderecha. AFP

Categoria: