El Papa Benedicto XVI pide que paren las armas en Libia y se de paso a la diplomacia