Unos hackers revientan un código inexpugnable sin dejar huellas... Era lo más seguro