En insólitas declaraciones, Mari Pili Hernández amenaza con caerle a golpes a Roger Santodomingo

La Junta Directiva del Colegio Nacional de Periodistas (CNP), seccional Caracas, y la Junta Directiva Nacional del CNP condenan de manera categórica las amenazas hechas por la periodista María Pilar Hernández Domínguez, mejor conocida como Maripili, contra el colega y secretario general de esta seccional, Roger Santodomingo, emitidas a través del canal del Estado.

Durante su participación en un programa nocturno transmitido por Venezolana de Televisión (VTV), la citada periodista amenazó con agredir físicamente a Santodomingo, mientras que el diputado Carlos Escarrá, le ofreció “ayuda”. Estas declaraciones constituyen, cuando menos, incitación al odio y a la violencia contra el dirigente gremial, además de someterlo al escarnio público utilizando un canal que debería ser de todos los venezolanos y fungir como punto de referencia del desempeño de un medio de comunicación.

Ambas directivas hacen un enérgico llamado al cese del discurso violento que, con demasiada frecuencia, es utilizado en los programas transmitidos por VTV y otros medios del Estado, así como en medios privados.

De igual forma, exhortamos a nuestra agremiada María Pilar Hernández Domínguez a respetar a sus colegas y apegarse a las normas que rigen al gremio, establecidas en el Código de Ética del Periodista:

Artículo 27. El periodista está obligado a fortalecer el espíritu de fraternidad, consideración y respeto mutuo que enaltece la profesión. No deberá promover el descrédito, ni atribuir intereses o propósitos que perjudiquen moral o materialmente a otros colegas. Artículo 28. El trato indigno que afecte a un periodista sería motivo de repudio y sanción por parte del gremio.

Vemos con preocupación cómo “lo extraordinario se hace cotidiano” en el peor sentido de esta frase. A diario, miembros de este gremio y demás trabajadores de la comunicación, son agredidos física, verbal o moralmente, sin que se le ponga coto a esta condenable práctica. El clima de impunidad reina en el país en todos los ámbitos, por lo que algunas personas creen tener patente de corso para atacar, amenazar y perjudicar a cualquiera que piense distinto.

Condenamos todo tipo de violencia, sin discriminar su procedencia. Exhortamos a los venezolanos, especialmente a nuestros agremiados y trabajadores de la prensa en general, a evadir las tentaciones del lenguaje cáustico y elevar el debate al terreno del respeto, la tolerancia y la racionalidad, lo cual, en el ambiente excesivamente polarizado en el que vivimos, no es sólo una necesidad, sino un deber.

Junta Directiva

Fuente: http://www.diariolavoz.net/seccion.asp?pid=18&sid=424&notid=324492

Categoria: