Bogdan Katoula, el ucraniano que lucha por Venezuela

“Prohíben matrimonio entre gochos y ucranianos por la seguridad del planeta”. Esa es la popular broma que ha circulado por las redes sociales tras observar las manifestaciones en las ciudades de San Cristóbal y Kiev, donde la población civil ofreció una férrea resistencia a la represión de sus respectivos gobiernos. A pesar de que la distancia geográfica hacía pensar que sería insólita una colaboración entre ucranianos y venezolanos, la realidad es otra. Bogdan Katoula se ha unido a las filas de los estudiantes que, diariamente, protestan contra el gobierno de Venezuela desde la reconocida Puerta del Sol o la Plaza de Callao.

Katoula, estudiante del doble grado en Turismo y Administración y Dirección de Empresas en la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid, asegura que “está muy bien que los venezolanos y los ucranianos luchemos juntos por la libertad de nuestros países, así como que utilicemos todos los recursos para transmitir un mensaje a los españoles sobre lo que está ocurriendo en las dos naciones”. Un esfuerzo que ha unido a europeos con latinoamericanos, ya que ambos grupos han usado los espacios más populares de la capital española para protestar contra la represión del ejército ruso o del gobierno de Nicolás Maduro.

Image

Image

“Espero que los sucesos ocurridos en Kiev sean un ejemplo a seguir por los venezolanos y que les den las fuerzas y las esperanzas en un cambio. A pesar de que me gustaría que su transición fuera menos violenta que la ucraniana, los niveles de fuerza dependerán de la tolerancia y control de los cuerpos de seguridad. Si ellos actúan desmedidamente, la población debe defenderse a cualquier precio”, apunta en exclusiva a Informe21 el joven de 21 años.

Para Katoula, la situación en Venezuela y Ucrania es muy similar. Por ejemplo, “en nuestro país también había grupos civiles financiados y armados por el gobierno para que atacasen a los manifestantes que se pronunciaban en contra de [Víktor] Yanukóvich y, durante sus agresiones, contaban con la protección y resguardo de la policía. A lo que en Venezuela llaman ‘colectivos’, en mi país son conocidos como Titushky”, precisa. Asimismo, agrega que “nosotros también contamos con los berkut, una unidad de la policía que reprimió salvajemente al pueblo ucraniano y que, al llegar la libertad, ha tenido que ser disuelto por su poca aceptación y autoridad entre la población”.

Las similitudes también se expanden al ámbito internacional, donde Katoula afirma que “mientras en Ucrania una gran parte de los antiguos mandatarios sólo respondían a los intereses de Moscú por encima de los de su población, en Venezuela está el control de los cubanos y la implementación de políticas que sólo son beneficiosas para la isla”.

Image

Sin embargo, no todo es igual. “Los manifestantes de Kiev permanecieron día y noche en las calles, soportando temperaturas bajo cero y la fuerte represión policial para que su voz fuera escuchada. Si en Venezuela las protestas sólo duran unas horas, luego se van a dormir y regresan al día siguiente, sólo logran perder fuerza y demostrar que no hay una seriedad constante. La presencia de lucha debe ser continua y consolidada”, explica el joven ucraniano.

Otra diferencia, a su parecer, es que solo en un día la policía asesinó a 100 personas en Kiev, generando un temor por parte de la población que les impulsó a salir a la calle y conseguir la libertad a cualquier precio. “En Venezuela, las 24 muertes están separadas en un plazo de un mes, lo que hace que su impacto sea menor y que los manifestantes y la población se vea menos impresionada o, incluso, hasta se acostumbre”, puntualiza.

Consciente de las similitudes y diferencias de los movimientos sociales, Katoula lanza un mensaje a los manifestantes venezolanos: “en nombre de todos los ucranianos, les envío fuerzas y ánimos en esta compleja campaña. Sabemos que pueden lograrlo, sólo deben salir a la calle y permanecer en ella, aguantando todos juntos. No olviden de que en la unión está la fuerza”.

Un mensaje de unión que le permite desechar la teoría de que el matrimonio de gochos y ucranianos sea un peligro mundial y asegurar, con una sonrisa, que “ocurriría todo lo contrario. Esa unión traería al mundo ciudadanos patriotas y dispuestos a pelear por sus derechos”.

Image

La lucha por Ucrania se se mudará el próximo 16 de marzo a Londres, donde junto a los venezolanos, manifestarán contra la opresión.

Por Informe21.com/ @JosePuglisi

Categoria: