Carlos Cruz y la situación venezolana: “Salir de este atolladero no va a ser nada fácil”

¿Cómo sorteaste el desafío de encarar un personaje con toques de humor en una telenovela de misterio y suspenso?

- Centrándome en las características de mi personaje. Rogelio es un tipo muy pintoresco, refranero, pícaro, entonces me he dejado llevar por esas características y eso produce un resultado interesante, ya que contrasta totalmente con la realidad que lo rodea.

¿Lo que más te satisface de trabajar en una telenovela como “La viuda joven”?

- El elenco con el que comparto en la “Unidad De Homicidios”. Hacía tiempo que no me divertía tanto en mi trabajo, tengo unos compañeros maravillosos y gracias a Dios todos estamos locos, ¡ja, ja, ja! Siempre es interesante participar en proyectos que rompan con lo convencional del género de las telenovelas. Y Martin Hahn lo logra muy bien, en realidad.

¿Fue difícil meterte en la piel del detective Rogelio Galíndez, un personaje que no se parece en nada a ti?

- He descubierto que los personajes que menos se parecen a mí, son los que más me hacen imaginar, y por ende me hacen más creativo. Tal vez al principio me cueste conectarme con esa energía, pero una vez que lo logro, siento que fluyo muy bien con ella.

¿Es complicado alternar simultáneamente la TV con el teatro?

- Antes era más complicado, ahora casi todas las salas tienen el horario de las diez de la noche, entonces si uno tiene la suerte de tocarle ese horario no hay tanto estrés. Yo me había alejado muchísimo del teatro por esa razón. Saber que tenía función a las 8 de la noche, que aún estaba en el canal a las 6 de la tarde y no había grabado las escenas que me tocaban, me angustiaba demasiado. Pero gracias a Dios, he ido regresando a mis orígenes, al teatro.

¿La enseñanza más contundente que has recibido en todos tus años de carrera?

- Que con perseverancia, trabajo sobre uno mismo, estudio constante, determinación de querer ser cada vez mejor en lo que se hace y la férrea decisión de no hacerse eco de la mediocridad, todo se puede lograr.

¿Entre Leonardo Padrón y Martin Hahn?

- Ambos aportan mucho al género de las telenovelas.

Si te dieran a escoger, ¿qué te gustaría hacer en TV?

- Conducir un programa de entrevistas. Me gustaría mucho hacer las preguntas que jamás me han hecho en una entrevista.

¿Cómo reaccionas cuando escuchas la palabra “¡Exprópiese!”?

- Con mucha indignación. Que se le arrebate a las personas su propiedad, simplemente por la incapacidad e ineptitud de un gobierno para crear, generar o construir, ¡es realmente abominable!

¿Se hace el gobierno de la vista gorda ante la delincuencia desbordada en Venezuela, porque le interesa mantener al país en jaque; o se trata simplemente de ineficiencia para combatirla?

- Preferiría pensar que es por ineptitud e incapacidad, ya que ambas cosas se pueden solucionar con cursos, programas, prácticas y entrenamiento. Porque si llegara a ser por política de Estado, sólo Dios les podrá perdonar semejante crimen.

Charles Chaplin dijo una vez que “el tiempo es el mejor autor: siempre encuentra un final perfecto”. ¿Hasta qué punto esa frase podría ser aplicable en Venezuela?

- Que ahora es cuando nos quedan cosas por revisar, tanto afuera como adentro de nosotros. Eso es un proceso y todo proceso amerita de tiempo para que sea provechoso y profundo. Cuando eso sea así, llegará nuestro final perfecto.

¿Cómo titularías un libro sobre los tiempos que vivimos en Venezuela?

- “Cuando la cobardía se disfraza de poder”.

¿Y uno sobre tu vida?

- “Neguito, un actor venezolano”.

¿Tus consejos a un actor o actriz que se inicia?

- Formación, paciencia, formación, perseverancia, formación y ponerle muchas ganas cuando llegue el momento. En ese sentido, quiero aprovechar la oportunidad para sugerirle a los interesados que realicen los talleres de actuación para principiantes y para avanzados que dictará mi maestro, Carlos Ospino Díaz, a partir del 6 de agosto, que yo estoy produciendo. Pueden llamar a los teléfonos: (0212) 377-19-04 y al 0414 029-32-47, donde se les dará toda la información.

¿La paciencia es una de tus virtudes?

- He aprendido a cultivarla, sin ella no hubiese podido tener casi 30 años en esta profesión.

¿Qué opinas del auge que en los últimos años ha experimentado el cine venezolano?

- Excelente, sé que hay una generación ávida de contar sus historias, ojalá y no sea sólo un boom, sino que se convierta en una sólida realidad.

¿Entre una telenovela mayamera y una de TV Globo?

- Mil veces una de TV Globo. En Brasil son unos maestros abordando temas bastante complejos desde la narrativa de la telenovela. Es una clara demostración de que sí se pueden hacer productos con mucha calidad en ese género.

¿Qué distingue a las producciones dramáticas venezolanas de las que nos llegan de otros países?

- Actualmente eso no lo tengo muy claro.

¿Y qué les falta?

- Inversión, mejores historias, más tecnología, control de calidad, personal mejor capacitado, etc.

¿A qué atribuyes que, como en otros países, nuestras telenovelas no aborden en profundidad temas de hoy como el aborto, la homosexualidad, la eutanasia y otros del mismo tenor?

- Por la autocensura que nos está comiendo y por la doble moral.

¿Estás de acuerdo con la igualdad jurídica entre parejas del mismo sexo?

- ¡Sí, claro! Como leí en alguna parte: “Que se casen, ¡que se frieguen ellos también!”, ¡ja ja ja!

¿Eres optimista en torno a un final feliz para la situación política, económica y social que nos agobia a los venezolanos?

- Quiero ser optimista, mas no ingenuo, y sé que salir de este atolladero no va a ser nada fácil. Sólo espero que no sea tan doloroso y traumático como pareciera ser.

Carlos Cruz

Aquilino José Mata
Informe 21