Estudiantes en el exterior alzan la voz ante la falta de divisas

Los jóvenes venezolanos siguen librando la lucha por sus derechos dentro y fuera del país. En el exterior, los estudiantes están viendo cómo la oportunidad de ampliar su formación académica está siendo frustrada por las irregularidades en la entrega de las divisas. Una problemática que ha conllevado a que muchos se vieran obligados a suspender sus estudios o a vivir en situaciones precarias de vivienda o alimentación. La Asociación de Estudiantes Venezolanos en el Exterior (ARVE) se ha dirigido a los Consulados de 11 ciudades en seis países, y la Organización de Estados Americanos (OEA), para intentar poner punto final al padecimiento de los estudiantes.

“La idea se originó de la necesidad de ser escuchados y demostrar a los gobiernos, de los países donde estudiamos, que hemos hecho cuanto ha estado a nuestro alcance para resolver esta penosa situación”, indica en exclusiva para Informe21 el coordinador general, Carlos Moreno. Quien explica que anteriormente han enviado “miles de cartas, tweets y correos, sin tener ningún tipo de respuesta por parte del gobierno de Venezuela”, por lo que han decidido ir a entregar formalmente una carta al Consulado en Estados Unidos (Miami, San Francisco, Salt Lake City-Utah y Washington DC); España (Madrid y Barcelona); Francia (París), Reino Unido (Londres) y Canadá (Toronto). Además de la sede de la OEA en la capital norteamericana.

Image
Image
Image
Image
Image

Si el silencio del Gobierno demuestra un desinterés por la situación de sus estudiantes en el exterior, la reacción de sus representantes en España ha sido aún más desprendida. “Tras mandar varios correos electrónicos al Consulado, recibí una llamada de Antonio Frausto Paredes [miembro del Consulado de Madrid] en la que me decía que, si no tenía dinero, buscara ayuda en las instituciones de caridad o en el gobierno de España, ya que nadie me había mandado a salir del país”, asegura un joven venezolano que ha preferido mantenerse en el anonimato por seguridad.

Una postura que parece buscará mejorar el Consulado a partir de febrero. Informe21 ha logrado conocer que la representación del Gobierno en Madrid se ha comprometido a la realización de un censo para contabilizar el número de estudiantes afectados por la falta de divisas, así como pasar la información a CENCOEX.

La cónsul, Ginette González, ha declarado hoy que su institución siempre ha buscado ayudar a los venezolanos y asegura que el número de estudiantes en Madrid no alcanza los 4.000 casos, ya que solo tiene registro de 2.500 solicitudes. González indica que solo tiene constancia de cinco casos a los que dio solución a cuatro. Afirmaciones que no han impedido que los estudiantes llevasen la carta de protesta una hora más tarde a la sede del Parlamento Europeo en la capital española.

Image Image

Image

Image

Pesadilla en las aulas
Para Moreno, la falta de divisas estudiantiles afecta a un total de 20.000 venezolanos. “Sólo la Universidad de Houston tiene 120 estudiantes rechazados y con deudas. Mientras que en noviembre y diciembre, CENCOEX citó a casi unos 25.000 estudiantes para ‘declarar el uso correcto de divisas’, una estrategia del Gobierno para incumplir su obligación con estos miles de jóvenes que se encuentran en el exterior”, apunta.

A pesar de la gravedad de la situación, no todas las universidades están informadas sobre esta traba financiera que afecta la solvencia de los venezolanos. “Las pocas universidades que conocen el problema a fondo lo catalogan como una ‘medida humanitaria’, ya que son conscientes de que la expulsión de un estudiante por incumplimiento de pagos llevaría al alumno a un limbo migratorio, al verse imposibilitado de contar con los recursos para su regreso a Venezuela”, precisa Moreno.

En Madrid, uno de los centros de educación que se está viendo afectado por la insolvencia de sus alumnos venezolanos es la escuela de negocios, EUDE Business School. “Casi todos los estudiantes provenientes de Venezuela están presentando retrasos de entre tres y cuatro meses en el pago de sus honorarios, por lo que nos hemos adaptado a sus necesidades de pago”, asegura a Informe21 Óscar Zapero, director académico de la institución.

Zapero explica que todos los casos de impago o retraso en las mensualidades se estudian de forma individual, evaluando el desempeño académico y la asistencia continua del alumno. “Cuando se trata de estudiantes con buenas calificaciones y que acuden regularmente a clase, tratamos de esperar lo máximo posible la cancelación de su deuda”, aclara.

Sin embargo, cuando los plazos se han alargado en varios meses, EUDE Business School se ve obligada a prohibir la entrada del alumno a clase, por lo que éste sólo puede acceder al portal online de la escuela, donde encontrará la información del curso. Un privilegio que también le es retirado si la deuda se prolonga en el tiempo.

Image

Félix Blasco, director de operaciones del EUDE Business School, asegura que la institución no ha expulsado, hasta la fecha, a ningún estudiante venezolano por motivos de impago. “Hemos intentado ser lo más flexibles posible con esta situación, ya fuese perdonando la deuda de algunos alumnos u ofreciendo financiación bancaria, así como por medio de unas becas que abarcan el 65% del coste total y de la posibilidad de realizar el pago por cuotas de las mensualidades”, puntualiza.

El Director de Operaciones precisa que “los primeros meses del curso suelen ser los más complejos para los estudiantes venezolanos, porque muchos de ellos no saben administrar sus recursos económicos. Les observas comprar el último modelo de iPhone o de Mac, por lo que gastan hasta la mitad del dinero que tienen y luego no les alcanza para hacer frente a sus compromisos”.

Blasco afirma que la institución también ha enviado una carta a la Embajada y Consulado de Venezuela durante enero de 2015 para intentar buscar una solución a esta problemática. Una iniciativa que, hasta ahora, no cuenta con ninguna respuesta oficial por parte del gobierno sudamericano. “Estamos conscientes de que muchos estudiantes pasan necesidad, ya no sólo por la incapacidad para pagar la matrícula, sino también por la imposibilidad de que cuenten con los recursos necesarios para acceder a una vivienda y alimentación digna. En estos casos, lo que podemos recomendarles es que regresen a su país”, aconseja Blasco.

Regreso a las aulas
La entrega de la carta a los Consulados podrá ser el primer paso para solventar la situación de las divisas estudiantiles y regresar a una relación simbiótica entre estudiantes y centros de formación. La Asociación de Estudiantes Venezolanos en el Exterior busca, por lo tanto, que sus esfuerzos permitan que “el Gobierno asuma su responsabilidad ante los miles de ciudadanos que han sido abandonados en el exterior, así como que honre los pagos a las universidades”, explica el coordinador general de la organización.

Moreno puntualiza que el futuro de los estudiantes venezolanos “depende de la pronta respuesta del Gobierno, sino habrán miles de jóvenes alrededor del mundo en crisis y en ilegalidad”. Sin embargo, el llamado no es pasivo, por lo que piden a los representantes de los países donde estudian que “sean mediadores, ya que no tenemos respuestas oficiales de las autoridades venezolanas”, precisa.

A la espera de una solución, los estudiantes en el exterior que se han visto afectados por la falta de divisas han encontrado respaldo en la sociedad civil, conociéndose casos de quienes duermen en refugios para indigentes o que buscan comida en casas de beneficencia, iglesias y organizaciones no gubernamentales (ONG). “Una experiencia educativa, se convirtió en una experiencia de supervivencia”, denuncia Moreno.

La Asociación de Estudiantes Venezolanos en el Exterior manda un mensaje a quienes se están viendo desfavorecidos: “¡sean valientes!, los problemas se solucionarán, pero sólo si cada uno de nosotros denuncia y se suma a este movimiento que acaba de empezar”. Un mensaje de optimismo que no se conformará con esperar en silencio una respuesta de sus consulados. Por el contrario, están dispuestos a llevar esta batalla “a todas las instancias internacionales que sean necesarias para denunciar la crisis que vivimos en el exterior”.

@JosePuglisi e @IrisPerez_ para Informe21

Categoria: