Human Rights Watch pide poner fin a los arrestos de los críticos al Gobierno de Chávez

El presidente de la cadena venezolana Globovisión, Guillermo Zuloaga, fue detenido en el aeropuerto de Punto Fijo (530 kilómetros al oeste de Caracas) cuando se disponía a viajar a la isla de Bonaire, en las Antillas Holandesas, para disfrutar de unas vacaciones.

Ya en horas de la noche, tras comparecer ante un juez en Caracas, Zuloaga fue dejado en libertad con una medida cautelar que impide su salida del país.

Por otra parte, Oswaldo Álvarez Paz, ex gobernador del estado de Zulia, fue detenido la noche del lunes tras haber declarado al canal de televisión Globovisión que el Gobierno de Chávez violaba los derechos humanos y tenía vínculos con el terrorismo y el narcotráfico.

"Durante años, Chávez ha impulsado leyes para restringir el ejercicio de la libertad de expresión", dijo Vivanco.

"Ahora pareciera que estamos entrando a un período más oscuro en el cual estas leyes draconianas se implementan", agregó.

Las leyes de desacato, que penalizan las expresiones que se consideran ofensivas del honor de los funcionarios públicos y las instituciones, infringen directamente las normas internacionales sobre derechos humanos, dijo HRW en el comunicado.

En 2004, Chávez y sus partidarios en la Asamblea Nacional emprendieron "un copamiento político" del Tribunal Supremo que logró neutralizar al Poder Judicial como rama independiente del Gobierno, agregó.

"Desde el copamiento político de 2004, el Tribunal no ha cumplido con su rol como contralor del accionar arbitrario del Estado y garante de los derechos fundamentales", denunció la organización. EFE

Categoria: