El opositor Oswaldo Álvarez pidió "guerreros" en la Asamblea Nacional para cambiar el régimen

El representante opositor y ex gobernador del estado Zulia fue liberado el pasado 13 de mayo, tras ser detenido el 22 de marzo en la sede del Servicio Bolivariano de Inteligencia (Sebin), la policía de seguridad del Estado, por unas declaraciones al canal privado Globovisión.

La Fiscalía imputó a Álvarez tres delitos del Código Penal en los que presuntamente incurrió durante esas declaraciones, entre ellos el de conspiración, que posteriormente le fue retirado.

Se mantienen el de instigación pública a delinquir, con pena de entre tres a seis años de cárcel, y la difusión de información falsa, que contempla penas de dos a cinco años.

En la entrevista televisada, afirmó que Venezuela se ha convertido en un centro de operaciones que facilita el narcotráfico y que el Gobierno tiene nexos con grupos guerrilleros tal como lo recogió el juez español Eloy Velasco.

Álvarez, sobre quien pesa la prohibición de salir del país y de hablar de su caso en público, y que debe presentarse ante un tribunal cada 15 días, dijo que el presidente Hugo Chávez está "inquieto" de cara a las elecciones legislativas. Ello, explicó, porque "se terminó el amor del pueblo por Chávez" y "él lo sabe".

Por lo mismo, añadió el ex candidato presidencial, quien descartó postularse nuevamente, Chávez "es más peligroso". El próximo 26 de septiembre se escogerán los 165 integrantes de la unicameral Asamblea Nacional (AN), en unos comicios que tanto la oposición como el propio Chávez han calificado como "vitales" para el futuro político del país.

En la actualidad, la AN cuenta con mayoría oficialista ya que la oposición venezolano decidió abstenerse de participar en las pasadas elecciones parlamentarias por presuntas irregularidades en el proceso. EFE

Categoria: