PDVSA busca 70 dólares por barril mientras asume 4 mil obreros por estatización

"Aspiramos a un precio de 70 dólares por barril para tener las condiciones económicas necesarias para aumentar nuestra capacidad de producción", declaró Ramírez, según un comunicado del Ministerio de Energía y Petróleo.
El precio del barril venezolano se ubicó en 43 dólares el pasado 24 de abril, última cotización oficial notificada por el Ministerio de Energía, una cotización muy por debajo de los 60 dólares por barril previstos en el Presupuesto Nacional de 2009.
La estatal Petróleos de Venezuela S.A. (PDVSA) redujo "casi" un 40 por ciento su plan de inversiones para este año, hasta los 12.000 millones de dólares, anunció su vicepresidente, Eulogio Del Pino, el pasado 26 de marzo.
En 2005, Venezuela puso en marcha el llamado Plan de Siembra Petrolera, que en su primera fase, hasta el 2012, estableció que PDVSA realizaría inversiones anuales promedio de 10.000 millones de dólares para elevar el bombeo del país de los entonces 2,9 hasta unos 5 millones de barriles diarios.
Ramírez, quien también es presidente de PDVSA, reiteró este miércoles que el Gobierno del presidente venezolano, Hugo Chávez, "hace esfuerzos" junto con la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) "para recuperar los precios" del crudo.
Los recortes aplicados por la OPEP desde diciembre pasado "han tenido un efecto inicial que fue detener la caída de los precios, que tienen un piso actualmente de 45 dólares, el WTI (marcador estadounidense)." Tenemos la aspiración de recuperarlo", añadió.
Venezuela es miembro fundador de la OPEP y ha reducido su producción de crudo en 364.000 barriles diarios en cumplimiento de los recortes acordados por esa instancia, con lo que su bombeo actual es de 3 millones de barriles diarios, según datos oficiales.
Ramírez dijo el pasado 17 de abril que era "posible" que la OPEP fijara una "banda de precios" mínimos y máximos cuando éstos se estabilicen, y que el asunto sería analizado en la reunión de la Organización prevista el próximo 28 de mayo en Viena.
La OPEP, precisamente a instancias de Venezuela, instauró una banda de precios, con un mínimo de 22 dólares por barril y un techo de 28 dólares, "que estuvo funcionando bien hasta que la invasión a Irak la pulverizó", según ha dicho Chávez en reiteradas ocasiones.
Hoy, el barril de crudo de Texas se encareció un 4,64 por ciento y cerró a 56,34 dólares.

Por otra parte, más de 4.000 obreros venezolanos pasarán a la nómina de una "nueva empresa" pública una vez que el Estado expropie una serie de bienes y servicios conexos a la actividad petrolera mediante una ley que se discute en el Parlamento.
Así lo afirmó hoy el ministro de Energía y presidente de la estatal Petróleos de Venezuela S.A. (PDVSA), Rafael Ramírez, tras defender la decisión oficial de "nacionalizar" algunos "sectores conexos indispensables para garantizar la producción petrolera" del país, que es el quinto exportador mundial de crudo.
La Asamblea Nacional (AN), de 167 miembros, casi todos oficialistas, aprobó ayer en primera discusión un proyecto de ley que permitirá al Gobierno de Hugo Chávez "decretar la expropiación total o parcial de las acciones o empresas" con bienes y servicios "esenciales para la industria petrolera".
"Estamos re-nacionalizando actividades que eran propias de la Nación y (...) que fueron privatizadas" durante el proceso de "apertura petrolera", a mediados de la década de 1990, dijo Ramírez, según un comunicado del Ministerio de Energía y Petróleo.
Anunció que su cartera "emitirá una resolución donde se identificará cuáles empresas estarán sujetas" a expropiación, después de que la llamada Ley Orgánica que reserva al Estado Bienes y Servicios Conexos a las Actividades Primarias de Hidrocarburos sea aprobada definitivamente por el Legislativo.
Según esa norma, el Estado tomará el control de servicios como "los procesos de inyección de agua, de vapor o de gas" en los yacimientos petrolíferos y gasísticos, indicó ayer el presidente de la Comisión de Energía de la AN, el oficialista Ángel Rodríguez.
También expropiará las empresas que en el Lago de Maracaibo (estado occidental de Zulia) suministran las "lanchas para el transporte de materiales, diesel, agua industrial", entre otros, aseveró el diputado Rodríguez.
El ministro Ramírez señaló este miércoles que con la toma de control de esas actividades, "se absorberán a más de 4.000 obreros" que actualmente trabajan en empresas privadas, y que pasarán a formar parte de la nómina de una "nueva empresa", según informó el comunicado oficial.
Resaltó que "precisamente en esos sectores" conexos que serán expropiados "se han presentado conflictos laborales debido a que las contratistas incumplen a los trabajadores todos sus beneficios".
"Cuando nosotros le pagamos a una contratista, ésta le paga a sus socios y acreedores y después, si le queda dinero, le cancela a los trabajadores", expresó el ministro.
PDVSA anunció el pasado 2 de marzo en un comunicado que comenzaría a pagar a partir de ese día deudas pendientes con cerca de 6.000 proveedores y contratistas nacionales, por un monto que no precisó oficialmente pero que, según la prensa local, alcanzaba los 1.000 millones de dólares.
Los retrasos en el pago de las deudas pendientes provocaron a principios de este año pequeños incidentes, entre ellos una reciente protesta de unos 3.000 trabajadores.
El pasado 6 de marzo, Ramírez denunció que "algunas" contratistas de taladros petroleros intentarían paralizar sus actividades para presionar a PDVSA para que no aplique la reducción de "en cerca de un 50 por ciento" a las tarifas que les paga por sus servicios.
En Venezuela, quinto exportador mundial de petróleo, hay actualmente "266 taladros activos", de los cuales "51 son propiedad del Estado y el resto contratados", precisó entonces Ramírez.
"Nosotros vamos a tomar los taladros de las empresas contratistas que pretender utilizar a los trabajadores para paralizar las actividades", advirtió el ministro venezolano en marzo pasado. EFE

Categoria: