Venezuela abre al mundo las puertas de Faja del Orinoco sin ceder el control

Sin embargo, no por esta razón las puertas de esta riquísima reserva situada al este de Venezuela y con una extensión de 55.314 km2, se han cerrado a la inversión extranjera.

El acceso a los codiciados proyectos se realiza actualmente de dos maneras: acuerdos entre gobiernos, como fue el caso con China, Rusia o Belarús, y licitaciones públicas.

Recientemente el gobierno del presidente Hugo Chávez entregó de manera directa la explotación de los bloques Junín 3 y 6 y Ayacucho 2 y 3 de la Faja a un consorcio de empresas rusas; Junín 5 a la italiana Eni, Junín 2 a Petrovietnam y está a punto de concretar con China el acuerdo para la explotación de Junín 4.

Además, tras una licitación, adjudicó a consorcios liderados por la estadounidense Chevron y la española Repsol -en los que hay presentes empresas de India, Malasia y Japón- los proyectos de explotación de dos bloques del área llamada Carabobo.

Según Ramírez, sólo los proyectos en Junín y Carabobo de la Faja contemplan inversiones por 80.000 millones de dólares, mientras que el dinero que se invertirá en toda la Faja hasta 2017 llegará a unos 120.000 millones de dólares.

"La Faja del Orinoco será la región petrolífera de Venezuela, la que aportará los barriles hacia el futuro y la que va a ayudarnos a completar nuestra meta de 6.862.000 barriles de produccion en 2021", dijo el ministro recientemente.

Venezuela produce actualmente 3,06 millones de barriles diarios (mbd), según cifras oficiales, aunque la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) le atribuye una producción de unos 2,35 mbd.

Tras la nacionalización, las estadounidenses Exxon Mobil y ConocoPhilips salieron de la Faja, pero Total (Francia), Statoil (Noruega), Eni (italia), Sinupec (China), Chevron (EEUU) y BP (Gran Bretaña) aceptaron las nuevas condiciones y mantuvieron sus proyectos junto a PDVSA.

Actualmente, la producción en la Faja de PDVSA y sus socios extranjeros es de 954.000 barriles diarios de petróleo extrapesado, según cifras oficiales.

Paralelamente, PDVSA opera con empresas de Vietnam, China, Italia, Francia, Sudáfrica, Portugal, Belarús y Rusia, entre otros, en la certificación de reservas, enmarcada en el Proyecto Socialista Orinoco Magna Reserva que desea elevar a medio plazo el total de reservas probadas de crudo del país hasta los 314.000 millones de toneles.

De ese estimado, en la faja del Orinoco reposarían unos 235.000 millones de barriles de petróleo.

A finales de 2009, las reservas probadas de petróleo en Venezuela subieron un 23% y se situaron en 211.173 millones de barriles, lo cual mantiene al país en el segundo lugar de países con mayores depósitos de crudo, detrás de Arabia Saudita.

Casi el 100% de los 39.949 millones de barriles de reservas incorporados en en 2009 proceden de la Faja del Orinoco.

Estos crudos pesados y extrapesados requieren altas inversiones y logística extranjera para su extracción y refinación antes de ser comercializados. Sin embargo, representan el porvenir del negocio, que asiste a la inevitable reducción de los depósitos de petróleo liviano.

"Las grandes compañías están dedicando sus recursos a grandes zonas como Venezuela porque aquí está el futuro", dijo el vicepresidente de Total, Jean Jacques Mosconi. AFP

Categoria: