Un ministro británico dice que el centro de gravedad de la economía está cambiando