Nicaragua refugia a Alberto Pizango pero el embajador Tomas Borges dice que todavía no se ha otorgado el asilo

Pizango, contra quien pesa una orden de captura de la Fiscalía de Lima, es acusado de sedición, homicidio calificado y ataque a las Fuerzas Armadas, cargos que podrían derivar en una condena de hasta 35 años de cárcel.
Los indígenas amazónicos promueven un paro indefinido de las comunidades selváticas desde el pasado 9 de abril, que ha incluido cortes de carreteras, tomas de yacimientos petroleros y gasísticos y bloqueo de ríos.
La protestas alcanzaron su momento más crítico el pasado viernes, cuando el intento de desbloqueo de una carretera en la provincia amazónica de Bagua derivo en los fuertes enfrentamientos.
Estos sucesos llevaron hoy al Congreso a Simon, quien dijo que se siente responsable por la muerte de 24 policías en los choques y ratificó que el Ejecutivo realizó un "esfuerzo supremo" para solucionar las protestas.
El primer ministro, acompañado por la ministra del Interior, Mercedes Cabanillas, responsabilizó del fracaso del diálogo a Pizango, tras presentar unos documentos como supuestas pruebas de la intención que tuvo el Gobierno de solucionar la protesta.
"En el nombre de Dios les digo que actuamos respetando los derechos humanos, dialogando. Me siento culpable de la muerte de los policías, porque dijimos que no llevaran armas mortales, que debíamos hacer que esta gente se retirase", indicó.
Durante la sesión parlamentaria, en la que se guardó un minuto de silencio en homenaje a las víctimas, Simon también cuestionó los pedidos para que tanto Cabanillas como él renuncien por los sucesos de Bagua.
Manifestó, asimismo, su "profunda preocupación por la forma como se comunica al mundo la muerte en la Amazonía" y puso ejemplos de informaciones emitidas en Estados Unidos e Inglaterra que hablan "de una masacre de comunidades indígenas".
"No se presenta lo que ha pasado realmente en el país, sino un desprestigio que afecta no sólo al Gobierno sino a Perú en su conjunto", precisó.
Ante las versiones de desaparecidos, las autoridades realizaron hoy una infructuosa búsqueda en la remota comunidad de Jorobamba (norte), después de denunciarse la existencia de una fosa común con los cuerpos de unos 15 indígenas.
El jefe de la unidad de la Defensoría del Pueblo de Amazonas, Roberto Guevara, otro representante de este organismo, y varios periodistas fueron a Jorobamba, pero corroboraron que no existía tal fosa común.
En Jorobamba ya estaba el jefe de la Brigada de la Selva del Ejército, general Raúl Silva, así como un fiscal y otras autoridades locales, quienes se desplazaron a la zona en dos helicópteros.
En ese poblado de viviendas precarias solo se encontraron siete indígenas vivos, que habían llegado a la zona en busca de protección y que se negaban a salir del lugar, por lo que representantes de la Defensoría tuvieron que dialogar con su dirigente para poder trasladarlos al refugio de la iglesia en Bagua Grande.
El Ministerio del Interior señaló, a su turno, que se ordenó la detención preliminar de 36 personas acusadas de secuestro, homicidio calificado, entorpecimiento al funcionamiento de servicios públicos, disturbios y sedición.
Mientras tanto, en las militarizadas ciudades de Bagua Grande y Bagua Chica se flexibilizó el toque de queda, de seis de la tarde (en lugar de las tres) a seis de la mañana y el comercio vuelve a la normalidad, pero el temor y el malestar continúan latentes.

ULTIMA HORA: El embajador de Nicaragua en Lima, Tomás Borge, confirmó hoy que en su legación se refugió el líder indígena peruano Alberto Pizango, pero dijo que todavía no se le ha otorgado el asilo político. Borge, quien actualmente se encuentra en su país, declaró a la emisora local Radioprogramas del Perú (RPP) que el pedido del líder de la Asociación Interétnica de Desarrollo de la Selva Peruana (Aidesep) será respondido mañana por la cancillería nicaragüense.

"Me informaron de su asilo y estamos estudiando si por razones humanitarias le damos el asilo, pero todavía están estudiando el caso", indicó.

Borge adelantó, sin embargo, que "todo parece indicar" que se le otorgará el beneficio, pues el caso "tiene las características de un perseguido político".

El embajador también señaló que el Gobierno peruano puede manifestar su molestia si se otorga el asilo, tal como hizo Venezuela cuando Lima le dio similar beneficio al líder opositor Manuel Rosales.

El ingreso de Pizango a la embajada nicaragüense fue informado hoy por el primer ministro de Perú, Yehude Simon.

El líder de la Aidesep es acusado por el Gobierno peruano de instigar los enfrentamientos que desde el pasado viernes han dejado un saldo de 24 policías y nueve nativos muertos, según cifras oficiales.

Los delitos de los que se le acusa y por los que rige una orden de búsqueda y captura de la fiscalía de Lima son los de sedición y homicidio calificado y ataque a las fuerzas armadas, cargos que podrían derivar en una sanción de hasta 35 años de cárcel, de acuerdo con juristas locales.

Los indígenas amazónicos promueven un paro indefinido de las comunidades selváticas desde el pasado 9 de abril, que ha incluido cortes de carreteras, tomas de yacimientos petroleros y gasísticos, bloqueo de ríos y que continúa vigente.

La protestas alcanzaron su momento más álgido el pasado viernes, cuando el intento de desbloqueo de la carretera Belaúnde Terry en la provincia amazónica de Bagua derivó en los fuertes enfrentamientos que se saldaron con 33 muertos, según cifras oficiales.

Categoria: