Viajar a la velocidad de la luz mataría en pocos segundos, terminaríamos fritos