Fiscalía colombiana pidió captura de periodista asilado en Venezuela acusado de nexos con FARC

William Parra, quien fue corresponsal de la cadena multiestatal Telesur, con sede en Venezuela, entre 2006 y 2008, y jefe de prensa del ex presidente Ernesto Samper (1994-1998), defendió este martes su inocencia y denunció que le violaron sus derechos fundamentales.

"Soy una persona decente, una persona inocente sobre la cual la perversidad no ha tenido camino distinto para atacarme que el utilizar pruebas ilícitas, pruebas ilegales y violaciones de toda índole a mis derechos fundamentales", aseguró Parra en un comunicado difundido en Bogotá.

Además, indicó que cuenta con asilo de parte de Venezuela y anunció que exigirá garantías "ante las instancias nacionales e internacionales correspondientes".

El periodista, que es investigado judicialmente desde 2006, denunció que no ha tenido acceso "a las supuestas pruebas que se dice obran" en su contra y criticó que puedan provenir de los computadores de Reyes al sostener que se trataría de "prueba ilícita".

"Se ha pretendido que tengan valor como pruebas elementos que fueron supuestamente encontrados en las condiciones conocidas por la opinión pública, esto es, en abierta violación del derecho internacional, en ejecución de graves violaciones al derecho internacional humanitario y a los derechos humanos", aseveró.

El caso de Parra sigue al del también ex corresponsal de Telesur en Colombia Freddy Muñoz, quien fue detenido en Bogotá a fines de 2006 bajo sospecha de rebelión y terrorismo, pero fue dejado en libertad días después por falta de pruebas.

Sobre la orden de captura a Parra, la Fundación para la Libertad de Prensa (FLIP) de Colombia pidió que se respeten sus garantías y que "no haya especulaciones ni actuaciones por fuera de la ley".

Andrés Morales, director ejecutivo de la FLIP, señaló que su organización "no ha hecho un seguimiento profundo al caso judicial" de Parra y precisó que los delitos de los que se le sindica "no tienen relación con el periodismo".

Sin embargo, instó a que "se le repete el derecho a la defensa y los derechos procesales", en declaraciones a la AFP.

Aunque sus casos no han llegado a las instancias judiciales, otros periodistas han sido criticados en Colombia en los años recientes por coberturas relacionadas con las guerrillas.

"Ha habido estigmatización a una serie de periodistas por entrevistarse con representantes de grupos ilegales. Aunque pueda haber algún cuestionamiento ético a ello, hay que recordar que dentro de las garantías de los periodistas está el tener fuentes diversas, incluso en el mundo que se mueve al margen de la ley", dijo Morales.

"El resultado que tenemos hoy es que la cobertura del conflicto interno de Colombia se limita mucho a las informaciones que suministra el Ejército", añadió.

Colombia sufre desde hace más de 40 años un conflicto armado en el que han intervenido guerrillas, grupos paramilitares de extrema derecha y organizaciones del narcotráfico. AFP

Categoria: