La UE defiende que el embrión es un ser humano desde su concepción